Orientación Vocacional

¿Por qué trabajar la orientación vocacional en las escuelas?

¿Por qué trabajar la orientación vocacional en las escuelas?

Las condiciones de época actuales generan interrogantes habituales propios de una práctica compleja y operan como disparadores y posibilitadores de nuevos posicionamientos y prácticas profesionales en el ámbito de la educación. Reflexionar críticamente sobre el cambio de época y sobre las categorías y conceptos puestos en juego hacia el interior de cada dominio disciplinar, no constituye un tiempo o espacio externo a la práctica profesional sino un atravesamiento de la práctica misma. Resulta indispensable volver a mirar o mirar de otro modo la propia formación disciplinar (sus fronteras, sus debates, sus intersecciones), lo interdisciplinar, el diálogo entre saberes diferentes, para abordar e intervenir la complejidad. Ello supone una construcción colectiva que siempre se está desplegando y constituye una perspectiva que reconoce las tensiones como inherentes al trabajo profesional.

La complejidad de relaciones puestas en juego a la hora de sostener las intervenciones, muestra que es necesario repensar y acordar sobre cómo entendemos a las trayectorias, el acompañamiento y la intervención, las instituciones educativas, la enseñanza, el aprendizaje, los maestros y alumnos, la práctica profesional, el lugar de la institución escolar y sus dispositivos.

El acompañamiento a las trayectorias es habitualmente asumida por toda la institución: docentes y equipos directivos, preceptores, auxiliares. La escuela en su conjunto participa de diversas estrategias que se realizan cotidianamente: enseñar, dirigir las instituciones y sostener las trayectorias escolares de sus alumnos, resulta un trabajo constitutivo y esencial para la tarea docente.

Particularmente, las intervenciones de los equipos de apoyo y orientación forman parte de un proceso de prácticas profesionales, entre otras; son de carácter político y se proponen transformar situaciones y contextos institucionales con el propósito de que los sujetos puedan aprender y enseñar. En este sentido, las intervenciones generan una transformación de “lo dado” para dar lugar a otra manera de mirar, de hacer y pensar una situación educativa. Constituyen una forma de hacer circular el pensamiento y la palabra, horizontal y democrática, entre equipos profesionales y otros sujetos implicados en el sistema educativo.

En la actualidad, la existencia de estos equipos es una realidad en todas las jurisdicciones y responde a un requerimiento propio de los complejos procesos sociales y educativos contemporáneos, no sólo con el fin de intervenir ante la dificultad o el conflicto, sino para ofrecer, mediante su trabajo cotidiano, espacios y tiempos de pensamiento y acción transformadora de la escuela actual hacia una escuela efectivamente inclusiva.

Sabemos que la escuela secundaria sostiene y acompaña la trayectoria educativa de los jóvenes y adultos que transitan por ella garantizando así el derecho a la educación. En este sentido la orientación vocacional se constituye, desde un nivel de especificidad de lo educativo, en un derecho en tanto habilita la construcción de sentidos acerca de la propia trayectoria educativa más allá del territorio escolar.

Estas reflexiones, sumadas al marco legal existente, enmarcan esta propuesta de Orientación Vocacional para la escuela secundaria.