Propuestas

Home

La complejidad de la enseñanza de las ciencias sociales en la escuela primaria. Abordajes formativos integrales

Instituto Superior Ntra. Sra. Del Carmen

Tipo de Organismo: Instituto de Formación Docente

Jurisdicción: San luis

Distrito: 09 De Julio 1147 Villa Mercedes

Destinatarios: Docentes y directivos

Horas presenciales 36 Hs.

Horas virtuales: 0 Hs.

Modalidad: Presencial

Nivel: Primario

Se parte de una concepción que entiende a la práctica docente como una práctica social específica, que se realiza en determinados espacios institucionales con sus respectivas características y exigencias. La práctica docente se especifica a través de la enseñanza, ya que organiza el escenario en el que se vinculan los sujetos con el conocimiento. El docente del nivel primario establece relaciones con diversos campos del conocimiento, entre ellos, se encuentra el conocimiento de lo social. Específicamente, la ciencias que conforman el área centran su atención en la realidad social, entendiendo por ésta las formas de vida colectiva: economías, instituciones, arquitecturas sociales y por último (y sobre todo) civilizaciones (Braudel, F., 1968).Las ciencias sociales se relacionan entre sí por su problemática común y sus contenidos fuertemente entrelazados. En este sentido el área es el instrumento más idóneo con que cuenta la escuela para desarrollar valores formativos y culturales, si las ciencias que la componen -antes que sumar o fusionar sus conocimientos- se integran alrededor de su objeto común, en este caso el hombre y su realidad social, se podrá aprovechar más aún las riquezas de cada una de ellas en una enseñanza que lo contemple en su complejidad. Desde el espacio de formación se pretende formar sujetos críticos y reflexivos que puedan interpretar la realidad local, nacional en base a ciertas categorías analíticas que colaboren al logro de una visión integradora. Tal como lo establece la Ley Nacional de Educación N° 26.206 es una prioridad del Sistema Educativo: Brindar una formación ciudadana comprometida con los valores éticos y democráticos de participación () Fortalecer la identidad nacional, basada en el respeto a la diversidad cultural y a las particularidades locales, abierta a los valores universales y a la integración regional y latinoamericana (Capítulo IIFines y Objetivos de la Política Educativa Nacional). Durante el proceso de formación se irán proponiendo diversas actividades que tiendan a lograr aprendizajes integrados en donde cada una de ellas desafíe a los docentes y los incite a ampliar, modificar, revisar los conocimientos que forman parte de su marco conceptual. Este proceso permitirá ir haciendo cortes para analizar el estado de situación de los aprendizajes logrados, viendo fundamentalmente el estado de avance y/o dificultades ocasionadas durante las tareas. Como bien se expresa a continuación el proceso se enfoca desde una perspectiva de evaluación formativa, pero que deriva necesariamente en una instancia de evaluación sumativa en la cual no se descarta ni se deja de analizar cada tarea que formó parte del proceso. Es decir, que a la hora de la acreditación de este proceso de formación la misma será posible gracias a la revisión, según criterios establecidos, de cada una de los momentos evaluativos que se describirán en la propuesta de trabajo. Por evaluación formativa debe entenderse aquella evaluación puesta al servicio de quien aprende, aquella que ayuda a crecer y desarrollarse intelectual, afectiva, moral y socialmente al sujeto (Álvarez Méndez, 2003:116).Una de las estrategias adecuadas para la habilitación de esta manera de entender la evaluación tiene que ver con la reflexión constante de las prácticas de enseñanza y de aprendizaje y con un diálogo adecuado para recorrer un camino de descubrimiento y de encuentro con el conocimiento. Siguiendo a Álvarez Méndez se puede decir que:Sólo hablando con él (sujeto que aprende) o dándole la oportunidad de que pueda (de)mostrar su propio proceso podremos darnos cuenta en profundidad del camino recorrido, a la vez que podemos ayudarle en el que falta por hacer (Álvarez Méndez, 2003:107). Desde esta noción se considera que el docentes formador actúa como guía mediador cuya tarea fundamental será determinar cuándo es conveniente, necesario, posible intervenir para provocar el cambio cognitivo en los docentes que formen parte del dispositivo de formación (Celman, 1998) y de esta manera contribuir al desarrollo de los aprendizajes en un clima de cooperación y de revisión de los avances, de los aciertos y desaciertos.