Propuestas

Home

Sujeto cuerpo y discapacidad un desafío para la educación física en nivel primario

Isfd Nº 84

Tipo de Organismo: Instituto de Formación Docente

Jurisdicción: Buenos aires

Distrito: Boulevard Maritimo 2280 , Mar Del Plata

Destinatarios: Docentes de Educación Física

Horas presenciales 36 Hs.

Horas virtuales: 0 Hs.

Modalidad: Presencial

Nivel: Primario

En el marco de las políticas del PROGRAMA NACIONAL DE FORMACIÓN PERMANENTE, proponemos un espacio de capacitación que comprende a la docencia como una práctica de mediación cultural reflexiva y crítica, en la que consideramos importante rescatar la centralidad de los procesos de enseñanza. Este seminario se ofrece para promover un espacio compartido de conocimiento que tienda a reconocer el sentido educativo de los contenidos a enseñar, así como también favorecer el desarrollo de dispositivos pedagógicos para la diversidad.El recorrido por los contenidos propuestos tiene como propósito reconceptualizar las concepciones de discapacidad, subjetividad, cuerpo y educación física, para desde allí, revisar, volver a mirar y conceptualizar las prácticas que desde la educación física promueven u obstaculizan los procesos de inclusión de niños y niñas con discapacidad en el nivel de educación primaria. Cuando hablamos de constitución de subjetividad podríamos posicionarnos en considerarla como el efecto de una relación. El sujeto es efecto del habla y de una cultura que lo antecede y lo constituye haciéndole un lugar en su historia generacional-familiar y en la cultura. La relación que provoca ese efecto es una relación de diferencia. Pensar así la constitución de la subjetividad nos remite a preguntarnos en que pasa cuando el sujeto a constituirse tiene una discapacidad, que en muchos casos su solo nombre lo subjetiva. El recorrido simbólico e imaginario, es decir las palabras con los que se lo nombra y el modo como se lo mira, encapsulan un sujeto en un armado determinado por discursos médicos, pedagógicos, políticos, que poco tienen que ver con la posibilidad de producir ahí un sujeto deseante y que tenga posibilidades de hacer lazos sociales que le habiliten un lugar en la cultura. En este sentido pensamos el cuerpo como un efecto de una representación y no como un mero organismo biológico. El niño construye su cuerpo en relación al Otro. Es decir, existe una articulación entre el desarrollo psicomotor y la estructuración subjetiva.Cuerpo y organismo son conceptos mutuamente implicados, pero es necesario distinguirlos en un acto de diferenciación que no es una división. El organismo tiene memoria genética, en cambio la memoria del cuerpo está inscripta en los vínculos fundantes. Tomando por ejemplo los primeros movimientos de un bebé, los denominados reflejos arcaicos, es el otro materno quien al decodificarlos, darles un sentido, anticipando allí un sujeto, transforma ese reflejo en gesto, fundando una motricidad vinculante. Así, las praxias son pensadas en función del anudamiento en que es colocada la motricidad en el campo del Otro. Tanto la maduración del aparato neuromotor como el crecimiento y el proceso psicogenético quedarán referidos a la estructura subjetiva que humaniza a un sujeto.Nos planteamos sustentar lo sensorio motor como escenas estructurantes de la motricidad, la gestualidad y el cuerpo de un sujeto durante la primera infancia. La discapacidad pone en cuestión esta relación organismo /cuerpo. Es necesario situarnos allí donde el organismo no lo nombre todo, sino desde un lugar en el que emerja el cuerpo de un sujeto.Entendemos la discapacidad desde el modelo social en el que no se pone el acento en las limitaciones derivadas de una deficiencia concreta sino en las vidas concretas de las personas, niños en nuestro caso, a los que afectan esas limitaciones y las barreras del entorno centrando las intervenciones en ese entorno, revisando y construyendo configuraciones que disminuyan las restricciones para aprender, jugar y hacer lazo social. La Educación Física y la Educación Física escolar transitan hoy profundos cambios. El proceso de transformación y de ruptura epistemológica que la ubica actualmente en la problemática sociocultural, alejándose de un paradigma sustentado en la ciencia positivista, carente de historicidad, de corte eficientista, no se encuentra aún en muchos casos reflejado en nuestras clases. Este proceso cargado de tensiones, implica , refiriéndonos concretamente a la enseñanza, la desnaturalización de ciertas prácticas, intentando el paso de un modelo racionalista anclado en modos o formas de reproducción, a propuestas pedagógicas centradas en prácticas corporales que emanan de la cultura, y en los sujetos que aprenden. .La Educación Física se propone instrumentar intencionalmente la función educativa en la escuela en torno a los saberes ligados a las prácticas corporales como construcciones sociales plenas de significados en el contexto en que surgen y se desarrollan y que adquieren nuevos sentidos y nuevos formatos en el proceso por el cual se transforman en experiencias infantiles. Debemos reconocer en estas experiencias una potencia configuradora de subjetividades.Pensamos la intervención docente en la construcción de la corporeidad y la motricidad como maneras de estar muy concretas, maneras de disponer los cuerpos, de escuchar voces, de dirigirse y mirar a los otros, de invitar al diálogo. Aquí una actitud lúdica del docente ocupa un lugar central, muy importante a la hora de armar la escena educativa. Entrar en el territorio del juego infantil nos permite dotar de significatividad a las prácticas corporales en un proceso en el que hacen experiencia común la enseñanza y el aprendizaje en el marco de una propuesta inclusiva. Qué es una escuela inclusiva La inclusión, desde una perspectiva, nos remite a la posibilidad de hacer lugar a las trayectorias escolares. Entendemos que la trayectoria implica el recorrido de vida, en tanto experiencia singular, y los modos en que esa historia se va enlazando, o articulando con el recorrido escolar. La trayectoria no tiene un recorrido lineal, sino que abre la posibilidad de múltiples formas de transitar una experiencia educativa.En la provincia de Buenos Aires hay normativa que promueve y regula en el marco de la Ley de educación las experiencias educativas que propicien respuestas a las necesidades educativas, subjetiva y sociales de los alumnos.La propuesta consiste en abordar teóricamente estos conceptos desarrollados, y trabajar a la par de los docentes para revisar la práctica ofreciendo recursos para desnaturalizar la mirada sobre las experiencias conocidas, recuperando en ellas los contenidos subjetivantes para los alumnos y las experiencias formativas para los docentes. Ese procedimiento metodológico va acompañado de considerar las trayectorias formativas como procesos singulares que habiliten, tanto al que enseña, como al que aprende a implicarse en el proceso complejo de integración en la institución escolar. En el caso particular de la educación física, caracterizar las discapacidades, así como comprender las condiciones históricas que producen la subjetividad contribuiría a un mejor encuentro entre el que enseña, los contenidos a enseñar y la selección de las estrategias para dar respuesta a las necesidades educativas derivadas de la discapacidad. La complejidad de la inclusión de niños con discapacidad demanda un trabajo construido en espacios compartidos de conocimientos, en este sentido la propuesta promueve el trabajo de observaciones y experiencias pedagógicas en el ámbito de la escuela.