Propuestas

Home

Pensar la centralidad de la enseñanza. Exploración sistemática de los dispositivos puestos en acción en los procesos pedagógicos

Universidad de Buenos Aires

Tipo de Organismo: Universidad

Provincia: Buenos Aires

Ciudad:

Nivel: Primario y superior

Horas presenciales 36 horas.

Horas virtuales: 0 horas.

Modalidad: Presencial

Destinatarios: Equipos directivos y docentes; equipos técnicos, supervisores y directivos

Esta propuesta pedagógica pretende crear un espacio de trabajo compartido que permita generar procesos meta-cognitivos para comprender las condiciones de la enseñanza y valorar el conocimiento como herramienta de creatividad y transformación social. Nos proponemos también favorecer la apropiación de marcos explicativos e instrumentos que permitan la superación de dificultades y el enriquecimiento de la formación de los actores involucrados en la experiencia.La reflexión sobre la práctica educativa no escapa al efecto erosionante que han sufrido las concepciones sociales históricamente construidas: la pérdida del sentido, la caída de las estrategias socializadoras, las crisis identitarias, etc., las que en su conjunto cuestionan todas las formas establecidas de interrelación humana. Al mismo tiempo, la práctica docente sigue invadida por múltiples cuestiones que la confunden con otras prácticas sociales y la condicionan a adecuar la tarea a lo posible. Es necesario ubicar el trabajo de enseñar en este contexto no ingenuo ni casual, producto de un largo proceso de desjerarquización y desvalorización social de la escuela.Por tal razón, pensamos que es indispensable una reconstrucción de la relación del docente con la cultura, revalorizando su contribución al sentido público de la escuela y la incidencia de su trabajo en la transmisión y democratización del conocimiento. Sostenemos, la necesidad de recuperar la dimensión política y sociocomunitaria del trabajo docente. Consideramos también que es preciso y urgente recuperar el sentido del conocimiento sistemático del aula y el hecho educativo áulico, apuntando a que el docente pueda tomar decisiones críticas y reflexivas sobre su propia tarea.Entendemos al maestro y nos entendemos como trabajadores de la educación; como enseñantes capaces y responsables de la transmisión de la cultura, como pedagogos que producimos significados que disputan en el campo intelectual y como trabajadores de la cultura, hacedores de cultura y hacedores del discurso sobre la cultura y la educación.Creemos que es imprescindible incorporar como horizonte formativo y como sostén de la práctica docente cotidiana, las condiciones necesarias para recuperar la alegría en el ejercicio del trabajo educativo. Precisamos recuperar con urgencia la valorización y jerarquización social de la tarea, como también la autoestima que hemos ido perdiendo en mano de visiones asistencialistas y tecnocráticas de la práctica docente. Compartimos por ello la conceptualización que coloca al maestro como un actor clave para reconstruir el sentido sociopolítico de la escuela pública y a la educación pública como una política cultural, para no dejar estas tareas en manos del mercado o de quienes definen estas políticas en beneficio de intereses particulares.La tarea consiste en des-aprender, des-naturalizar y des-mistificar lo viejo y lo dominante que han marcado las prácticas docentes y las representaciones sociales de esas prácticas así como el proceso de desprestigio y desvalorización del conocimiento como herramienta de transformación. No desconocemos tampoco que lo novedoso puede significar un ámbito mítico más que aliene la tarea docente. En este sentido, este proyecto plantea una permanente vigilancia epistemológica de los supuestos teóricos y las acciones prácticas que se irán construyendo en el impredecible desarrollo de la investigación-acción. Para propiciar este proyecto, consideramos también que este espacio educativo ha de construirse como un espacio de seguridad que posibilitará la asunción de roles y riesgos inéditos para sus participantes en general y para los estudiantes en particular; un espacio donde aprender y proponer objetos a los que todos podamos aplicar el deseo de saber. Estamos sosteniendo, en última instancia, la necesidad de proponer nuevas formas de relación con el conocimiento y con la cultura; estamos suponiendo la construcción de nuevos hábitos para los trabajadores de la educación. Al mismo tiempo, confiamos en que la implicación de docentes y estudiantes en este proceso de investigación y desarrollo favorecerá el aumento de la autoestima profesional, disminuirá el aislamiento y reforzará la motivación profesional, propiciando también la formación de profesionales reflexivos y críticos.