Propuestas

Home

Jugando crecemos: construyendo nuestra subjetividad a través del juego y del cuerpo.

Instituto Superior Niño Jesus

Tipo de Organismo: Instituto de Formación Docente

Jurisdicción: Buenos Aires

Distrito: Pigüe

Dirección: Avda. Rastreador Fournier 297

Ejes Temáticos:

Nivel Inicial

Modalidad: Presencial

Horas Presenciales: 36 hs.

Horas Virtuales: 0 hs.

Destinatarios: Docentes; docentes de educación física; docentes de salas de 4 y 5 años; docentes de sección y especiales (música, plástica, expresión corporal, teatro); preceptores

“No hay “una” infancia, un modo de ser niño único y universal. Los contextos de crianza se organizan a través de particulares significados y creencias que van configurando a los niños con atributos singulares y de pertenencia cultural, reconocer lo plural no descarta sostener necesidades y derechos comunes a todos los chicos.
El juego es un derecho universal de todo niño, es el lenguaje con el cual se expresan y comunican, es una actividad clave en el proceso de construcción y desarrollo de la personalidad y  de la inteligencia. En este sentido cobra gran importancia  el cuerpo, como lenguaje inmediato del juego, afirmando el concepto del ser humano expresándose a sí mismo consigo mismo, sin una necesidad perentoria de recurrir a elementos ajenos a sí, lo cual no quita que en algunos momentos se sirva de ellos. Desde un primer momento el individuo es su propio instrumento, él es el mismo y a la vez el instrumento con que se expresa, con el que juega.
El jugar requiere comenzar a sostener las acciones en significados habilitando de manera efectiva la adquisición de la capacidad representativa.  Para jugar un juego con otros, hay que comparar acciones para diseñar estrategias, es necesario mantener “en mente” las reglas y objetivos del juego que ofician de parámetro de las acciones, y es indispensable ponerse de acuerdo antes de empezar a jugar. Para lograrlo hay que explicar –de tal modo que los otros entiendan- el propio punto de vista, comprender los puntos de vista de los otros y construir conjuntamente una posición común. Jugar implica y demanda procesos de análisis, de combinación, de comparación de acciones, de selección de materiales a partir de criterios y de producción de argumentos. Estos procesos constituyen el capital cognitivo necesario para todos los aprendizajes posteriores
El juego desde la perspectiva que estamos sosteniendo es un contenido a enseñar independiente de las áreas; independiente en tanto se lo considera un contexto de producción cognitiva indispensable para promover aprendizajes de contenidos específicos. Hablar de contexto de producción cognitiva significa que el juego participa de la construcción de la inteligencia por la variedad y complejidad de los procesos cognitivos y afectivos que impone. Los chicos no se dan cuenta, no “sienten” esta compleja y estructural actividad mental pero lo cierto es que solo el juego hace que ellos trabajen  intelectualmente pasándola bien.
 
Los juegos pueden presentarse de distintas maneras en el jardín,  a jugar se enseña jugando. Pensaremos en distintos formatos de juego para poder enseñar a jugar de distintas maneras y a distintos juegos. Conceptualizar al juego como formato significa pensar al juego desde un modelo relacional. Las acciones de los jugadores son interdependientes, reguladas entre sí y por las reglas y metas del juego. En este sentido el juego es un contexto de encuentro y producción que presenta atributos propios, modos de hacer, comunicarse y producir que no se dan con ese orden y atributos en otros contextos.”