Propuestas

Home

Nuevas formas de aprender en contextos de cambio, desigualdad y obligatoriedad de la escuela.

Instituto Superior De Formacion Docente Y Tecnica N° 46 “2 De Abril De 1982″

Tipo de Organismo: Instituto de Formación Docente

Jurisdicción: Buenos Aires

Distrito: Ramos Mejia

Dirección: Pueyrredon 1250

Ejes Temáticos:

Nivel Primario

Modalidad: Presencial

Horas Presenciales: 36 hs.

Horas Virtuales: 0 hs.

Destinatarios: Docentes; docentes y directivos

“Como es de público conocimiento los adolescentes de hoy no son iguales a los de ayer, ni mejores, ni peores, solo distintos, diferentes, crecieron en un mundo globalizado, maduraron más rápido porque la sociedad progresó, la tecnología avanzó y hoy día nos encontramos con chicos que aprendieron de otra forma a manejar las nuevas tecnologías, a comunicarse con los otros, a auto convocarse cuando algo es del interés general y a aprender de otra forma. Mientras la escuela no participo de esos avances y no los registro hasta que se encontró con que dichos progresos entraron en forma masiva a la escuela. Considero que la escuela tiene dos caminos a seguir: por un lado escuchar la demanda de los niños, niñas y jóvenes y sus ganas de aprender de otra manera y por el otro lado hacer oídos sordos a los progresos sociales. Si decide tomar el segundo camino perderemos todos: alumnos, docentes y comunidad educativa, si por el contrario decide innovarse y adaptarse a los cambios propuestos por la sociedad hay un trabajo conjunto que debemos hacer de manera solidaria y comprometida. La escuela debe bajar a territorio, conocer a la comunidad, la escuela es de la comunidad le pertenece a sus habitantes, los docentes somos agentes de paso y todo lo que hacemos tiene que ser usado como herramienta por los alumnos para la implementación de cambios sociales. Hoy sabemos con seguridad que los alumnos no son un grupo homogéneo, que los contextos sociales son diferentes a décadas pasadas, por consiguiente la escuela debe implementar nuevas estrategias educativas para garantizar el derecho a la educación de todos los niños, niñas y jóvenes de la matanza, siempre teniendo en cuenta el contexto social de los mismos. Acompañándose de redes comunitarias que trabajan en territorio, programas provinciales y nacionales, los mismos nos abrirán nuevas puertas y dispositivos para trabajar con los chicos. Hoy sabemos con seguridad que no podemos dejar afuera de la escuela los avances sociales y tecnológicos, por eso esta propuesta se basa en la implementación de nuevas formar de aprender.
La escuela para permanecer debe reconocer las nuevas y variadas realidades sociales: alumnos que trabajan, alumnas que son madres, alumnos que son sostén de familias, alumnos que se deben hacer cargo de sus hermanos menores. Si la escuela no reconoce esta realidad seguirá perdiendo alumnos, es por ello que sin perder su función educativa debe buscar recursos para que las nuevas realidades sociales no pierdan de vista la importancia de la educación en el desarrollo del ser humano.
Tomo para analizar lo antes detallado los cinco desafíos que plantea terigi: trayectorias teóricas, relación de baja intensidad, ausentismo, sobre-edad, bajos logros de aprendizaje.
Los alumnos que ingresan vienen portando un historia, una manera de vincularse con el otro, un modo de ser de acuerdo a la realidad que le tocó vivir y se choca con la escuela que les empieza a exigir: horarios, rutinas, calificaciones, saberes, desconociendo su realidad esto crea en el alumno un sentimiento de no pertenencia, falta de afinidad y una relación de baja intensidad. Como consecuencia de este cortocircuito el alumno deja de venir con regularidad (presentismo alternado) y con el tiempo abandona la escuela. Producto de este abandono pasa un largo tiempo en el cual el alumno no está registrado en ninguna institución escolar, pasan los años y el alumno regresa a la escuela con una sobre edad (dos años o más) vuelve al mismo año donde dejo la última vez que vino a la escuela, seguramente con el mismo plantel docente y la misma mirada. Esto trae aparejado escasos logros en el aprendizaje, consecuencia de ello el alumno repite y vuelve a andar el camino que ya curso: ingreso, ausencia, egreso, pase, deserción, abandono. Las palabras son conocidas pero parece que la escuela no logra encontrarle la vuelta para que el alumno desee permanecer dentro de ella y construir saberes conjuntamente con los docentes. No es responsabilidad del alumno y si compromiso y deber del docente buscar incansablemente las diversas estrategias que le permitan al niño aprender desde cualquier contexto social.”