Propuestas

Home

Entre el estereotipo y la verosimilitud histórica . Las efemérides en la escuela primaria

Instituto Superior De Formación Docente Y Técnica N° 46 “2 De Abril De 1982″

Tipo de Organismo: Instituto de Formación Docente

Jurisdicción: Buenos Aires

Distrito: Ramos Mejia

Dirección: Pueyrredon 1250

Ejes Temáticos:

Nivel Primario

Modalidad: Presencial

Horas Presenciales: 32 hs.

Horas Virtuales: 4 hs.

Destinatarios: Supervisores, equipos directivos, docentes y estudiantes

El filósofo edgar morin afirma en forma contundente que “la enseñanza de la historia es insustituible para el arraigo de la identidad nacional” (morin, 2000). podemos extender el contenido de esta afirmación hacia la identidad cultural en términos generales Como ha quedado plasmado en las investigaciones de la psi- cología cultural (wertsch, 1998 y 2002), la enseñanza de la historia es una fuen- te sólida en la construcción identitaria en tanto eje que estructura representacio- nes sociales y culturales. La presencia en los currículos oficiales de los objetivos dirigidos a lograr un tipo de socialización particular suele ser sutil o expresado en forma tangencial, por ello no siempre ha sido captado por los investigadores que trabajan en el ámbito de la didáctica de las ciencias sociales y la historia. Si pen- samos en el caso de los contenidos relativos a la historia nacional, íntimamente ligados a la construcción de la identidad nacional, la enseñanza de la historia tiende a valorar positivamente al propio grupo social, explicar sus características en términos esencialistas y no históricos, rechazar las fuentes que ponen en con- flicto una versión complaciente de la propia historia, valorar en términos positi- vos la evolución política del país, recuperar en forma acrítica el rol de ciertos per- sonajes históricos emblemáticos (en muchas ocasiones a través de la dicotomía “héroes y villanos”) y tender lazos de permanencia y continuidad entre los hechos y personajes del pasado y la actualidad del grupo nacional, entre otros aspectos. Además, como se analizará en este monográfico, la relación entre enseñanza de la historia y construcción de la identidad que se concreta en tales términos no es una relación mediada solamente por la adquisición cognitiva de ciertos conteni- dos, sino fuertemente basada en aspectos afectivos y emocionales (la vigencia de la práctica de las efemérides en el ámbito latinoamericano da cuenta de la impor- tancia de la aprehensión afectiva de la propia historia. Lenseñanza escolar de la historia tiene mucho para decirnos sobre la construcción de la identidad en las sociedades contemporáneas.
Podemos ensayar una hipótesis sobre el marco histórico en el que se despliega esa “vuelta al pasado” de las sociedades actuales, en el que se inscribe la impor- tancia de los contenidos escolares de historia. A diferencia de la modernidad clá- sica, que impulsaba a las comunidades a avanzar hacia un futuro que esperaba cargado de progreso, en la actualidad las comunidades vuelven hacia su pasado para buscar allí las fuentes identitarias que permitan comprender su presente e imaginar su futuro más cercano. Los cambios en los sistemas políticos y cultura- les de las últimas décadas hacen que hoy el futuro aparezca como un espacio de tiempo incierto y que abrigue temor antes que una promesa de progreso. Se hurga en el pasado las certezas que el futuro no ofrece. ”