Propuestas

Home

El juego teatral y el teatro como recursos didácticos en el aula – expresividad y juego teatral/ 2º Tramo

Isfd Nº 52 Maestro Francisco Arancibia

Tipo de Organismo: Instituto de Formación Docente

Jurisdicción: Buenos Aires

Distrito: Rivadavia 349 , San Isidro

Destinatarios: Docentes, Docentes de Educación Artística, Docentes de Educación Física, Docentes de sección y especiales (Música, Plástica, Expresión Corporal, Teatro).

Horas presenciales 36hs.

Horas virtuales: 0hs.

Modalidad: Presencial

Nivel: Primario

La nueva ley educativa propone estimular diversos espacios que permitan formar y/o capacitar a un mejor docente. Uno de estos espacios es la educación artística y dentro de ella, entre otros, se encuentra el Juego Teatral y el Teatro. El docente de nivel primario debe recurrir a herramientas expresivas y recursos didácticos necesarios para que los alumnos adquieran la mayor cantidad de competencias factibles a fin de desenvolverse en el mundo de hoy, aprendan diversos contenidos y desarrollen la creatividad suficiente para expresarse y manifestarse de la mejor forma posible. Sabemos que el juego, ya sea este corporal, verbal y/o gestual, es un elemento indispensable, dentro del aprendizaje y que, según concepciones pedagógicas sobradamente demostradas, debe ser utilizado como recurso educativo en el proceso global de la enseñanza. Se ha definido al Juego como un ?proceso sugestivo y sustitutivo de adaptación y dominio?, y de ahí su valor como instrumento de aprendizaje. Al hablar de Juego como proceso sugestivo y sustitutivo, también estamos hablando de roles y desdoblamientos; por ende, estamos hablando del principio básico de la interpretación teatral. Podemos distinguir en el Juego Teatral y posteriormente en el Teatro, propiedades suficientes como para ser considerados herramientas indispensables en el proceso educativo. Algunas de ellas son: -Son recursos creadores; tanto en sentido físico (desarrolla la motricidad, coordinación y expresión corporal), como mental (estimula la creatividad, imaginación y sensorialidad). -Tienen un claro valor social, puesto que contribuyen a la formación de hábitos de cooperación y ayuda, de enfrentamiento con situaciones vitales y, por tanto, a un conocimiento más realista del mundo. -Son medios de expresión afectivo-evolutivas, lo que hace de ellos una técnica proyectiva de gran utilidad al docente, sobre todo a la hora de diagnosticar los conflictos que afectan al alumno, dentro y fuera del ámbito escolar. – Su carácter motivador estimula al alumno y facilita su participación en las actividades que pueden resultarle menos atractivas, convirtiéndolas en herramientas alternativas para aquellas clases poco estimulantes o rutinarias. -A través de ellos el alumno descubre el valor del “otro” por oposición a sí mismo, e interioriza actitudes, valores y normas que contribuyen a su desarrollo afectivo-social y a la consecución del proceso socializador que inicia.