Propuestas

Home

Visitar, mirar y exponer. Recorridos para la enseñanza en el nivel inicial.

Instituto Superior De Formacion Docente N° 39

Tipo de Organismo: Instituto de Formación Docente

Jurisdicción: Buenos Aires

Distrito: Vicente Lopez

Dirección: Agustín Alvarez 1459

Ejes Temáticos:

Nivel Inicial

Modalidad: Presencial

Horas Presenciales: 36 hs.

Horas Virtuales: 0 hs.

Destinatarios: Supervisores, equipos directivos, docentes y estudiantes

“Existen prácticas en la escuela acerca de las cuales es importante volver, detenerse y reflexionar para tomar decisiones.Las Visitas a espacios expositivos- tanto en el espacio público como en el de las instituciones- o la producción de exposiciones pueden resultar una experiencia en el contexto de la escuela.Seguramente, nos podremos afirmar sobre muchas de las prácticas que se desarrollan en las escuelas al respecto y expandir otras, desde perspectivas teóricas, provenientes de diversos campos de conocimiento como la filosofía, la filosofía del arte, la museología y la didáctica.
Desde hace ya varias décadas, se ha extendido el uso del término experiencias directas , para denominar las salidas pedagógicas, las salidas en el contexto escolar. También es fácil escuchar o ver escrito en una planificación, la palabra excursión, término más vinculado con el turismo. todas las palabras que se usan en la escuela se instalan para quedarse o es posible rever esos términos cuando planificamos una salida en el contexto escolar, estamos planificando una salida turística o una salida con fines de enseñanza de qué hablamos cuando decimos que vamos a hacer un museo qué entendemos por exposición Existe un glosario que se va construyendo en el ámbito escolar, muchas veces vinculado con las tradiciones pedagógicas que le dan origen. Como en tantas otras cuestiones de la tarea escolar, es importante volver a ese origen, para reconocer el sentido de esas prácticas. A la hora de dotar de sentido nuestra propuesta de formación permanente encontramos la idea de experiencias directas en el inspirador texto de john dewey, el arte como experiencia, escrito en 1934.
Esto puede ser tomado en la escuela, al momento de diseñar propuestas de enseñanza. Tomar tiempos más largos, dar más oportunidades de ir y volver sobre los objetos, sobre las obras, sobre los espacios expositivos. Volver a ver el mismo museo, la misma vitrina, la misma obra, el mismo espacio de la ciudad. Volver varias veces para seguir mirando. No se trata de descubrir maravillas en cada ocasión, sino de dar oportunidad para seguir mirando aquello que ya se vio. Se trata en definitiva, de formar usuarios idóneos de estos espacios culturales y no visitantes esporádicos.

Experiencias museográficas
Tenemos entonces otro tipo de experiencia, las experiencias museográficas que se desarrollan en espacios expositivos, que pueden ser también, museos. Seguimos en este tipo de experiencias los trabajos de lauro zavala que revisa la idea de museo: de ser el lugar de las musas, en la que la única actitud válida es el arrobo Estético o el lugar en el que se reúne colección, edificio y personal dedicado a conservar ambos,ha pasado a ser todo espacio donde hay una mirada que reconoce la puesta en escena de conceptos a través la realización de determinadas actividades físicas, emocionales, intelectuales y estéticas por parte del visitante. Entonces,espacio museográfico,dice zavala, será todo espacio que recibe una mirada en la que se integran diversas posibilidades de recreación y educación, lo cual puede llegar a ocurrir en un museo pero no es privativo de estas instituciones.Con Lo cual, la mirada hacia esos espacios puede ser revisada también desde la escuela, y asumir la posibilidad de ver el espacio escolar como espacio museográfico.Con Lo que la tradicional práctica de armar Un museo en la escuela Deberá recrearse necesariamente, dar un giro hacia maneras más osadas y menos previsibles para exponer, para comunicar lo aprendido, el producto de un proyecto, por ejemplo.
En lo que tiene que ver con la didáctica del museo, recogemos los aportes de trabajos de educadores de museos como la inglesa eilean hooper greenhill, quien propone trabajar la idoneidad del visitante, y de los estadounidenses tony bennett y nina simon que han realizado importantes desarrollos pensando, desde los estudios de público visitante de museos,varias cuestiones que nos resultan inspiradoras para pensar las visitas en contextos escolares. para qué y cómo visitar un museo qué se espera encontrar allí y por qué cuál es la lógica de la organización de los objetosSiempre es bueno ir a un museo para quién se organizan las exposiciones escolares cuál es el sentido de visitar espacios expositivos y organizar muestras en el nivel inicial Estas propuestas deben enmarcarse en procesos de enseñanza planificados por la docente y con la participación de los niños. No pensamos las visitas y las muestras como un acontecimiento o evento aislado. Participar de visitas que permitan al niño acercarse a un universo cultural del que ya ha tenido aproximaciones diversas en la sala. Y organizar muestras pensado en distintos públicos (familias, otras salas) siendo partícipes y no solo espectadores.

También abordaremos las posibilidades que tiene la escuela de entrar en diálogo, desde la mirada, con el mundo de las imágenes.Las Imágenes habitan el mundo y promueven la producción de sentido por parte del espectador. Al decir de ana abramowsky vivimos en un Mundo-imagen. Éstas constituyen bienes simbólicos, contenedores de situaciones sociales, historias, y modos de ver cada vez más complejos.Desnaturalizar La mirada, descartar lo obvio, indagar nuestros saberes, generar interpretaciones, ejercer la voluntad en ampliarla, entre otras posibles, son acciones que podemos realizar para enriquecer nuestra mirada.
Por eso consideramos la importancia de socializar estas experiencias sensibles, de diálogo con las imágenes pero también con nosotros mismos. La diversidad de miradas que aparecen forman parte también de las mismas experiencias, en la medida que se expresen y se compartan.Los Museos pueden ser entendidos como espacios de aprendizaje con una riqueza particular. Éstos expresan determinadas concepciones de arte que generalmente podemos percibir a través de sus muestras o de sus actividades educativas. Acercarnos y reflexionar acerca de estas concepciones nos posibilita comprender estas prácticas y generar nuevas propuestas, tanto dentro de ese espacio como fuera, posibilitando la expansión de la experiencia.
La propuesta de enseñar con objetos e imágenes no es una novedad de la pedagogía o la didáctica. Varios autores (abramowski, 2010; anijovich,2010; brailosvky,2011) reconocen en comenio, allá por el siglo xvi, el inicio del uso didáctico de las imágenes; serán éstas la alternativa posible cuando el objeto no puede ser llevado al aula, en un acto casi de resignación Al decir de brailovsky.
Otros pedagogos como froebel y montessori, se preocuparon por el diseño de objetos y materiales didácticos para los niños. El método agazziano, quizás más naturalista, recupera los objetos perdidos en los bolsillos de los niños dando forma al museo didáctico.
Hoy, seguimos sosteniendo la importancia de incorporar objetos e imágenes a las salas del nivel inicial como una valiosa decisión del docente. Entonces, preguntarnos qué mirar, qué visitar y qué mostrar junto a nuestros alumnos y, sobre todo, cómo hacerlo formar parte de las preguntas que nos parece interesante repensar.
Algunas pistas para estas nuevas respuestas a viejas preguntas, podemos encontrarlas en el diseño curricular de la provincia de bs. As. (2008). En cuanto al conocimiento del ambiente natural y social, sostiene: los Alumnos obtienen información a partir de observar fotos, imágenes, cuadros de época, una parte de un documental o de una película () también Obtienen nuevas informaciones a partir de observar objetos antiguos y modernos.
Y respecto de la enseñanza de la plástica: Es Oportuno dedicarle un espacio para la muestra y apreciación de las producciones individuales y grupales, hablamos de un espacio físico concreto, ya sea colgando sus trabajos en una cartelera, sobre la pared, o en una soga o alambre sobre la pared. También es posible utilizar otros Lugares de la institución como pasillos, afiches, carteleras fuera de las aulas Para que las producciones puedan ser apreciadas por los propios niños, por los otros integrantes de la institución y por la comunidad.
Finalmente, la observación de objetos, la visita a distintos espacios expositivos, la organización de muestras; siempre enmarcadas en itinerarios didácticos más amplios y globalizadores permitirán a los niños participar en situaciones en las que las prácticas del lenguaje cobran sentido, ya sea para registrar y guardar memoria de lo observado, como para rotular o nombrar las propias producciones que serán mostradas a distintos públicos.
Es por eso que, e n esta propuesta trabajaremos en un primer trimestre en la presentación de los conceptos que fundamentan las prácticas de visitar y exponer, y, en una segunda etapa pondremos eso conceptos en juego a través de relatos de experiencias, entrevistas, conferencias y producciones colectivas.”