Propuestas

Home

Prácticas de lectura y escritura en las ciencias sociales: estrategias didácticas

Instituto Superior De Formacion Docente N° 3 “dr. Julio Cesar Avanza”

Tipo de Organismo: Instituto de Formación Docente

Jurisdicción: Buenos Aires

Distrito: Bahia Blanca

Dirección: Vieytes 51

Ejes Temáticos:

Nivel Secundario; Superior

Modalidad: Presencial

Horas Presenciales: 36 hs.

Horas Virtuales: 0 hs.

Destinatarios: Agentes en ejercicio sin título docente; docentes y directivos

“El diseño curricular de historia para el ciclo superior de la escuela secundaria de la pcia. de buenos aires establece que la lectura y el análisis y la interpretación de todo tipo de fuentes es un componente central en la producción de conocimiento en historia. Sin embargo, señala como una problemática a abordar las concepciones que poseen los docentes respecto a la lectura, ya que en la tradición escolar se encuentra instalada la idea de que leer implica simplemente extraer información de los textos.
de acuerdo con lo señalado en el diseño, subyace Una concepción de la lectura pasiva, literal, directa, en la que se utiliza una técnica simple y en la que se entiende que si una persona puede reconocer las letras y las palabras estaría en condiciones de leer cualquier texto, sobre todo tipo de tema o especialidad. Las prácticas escolares con textos históricos parten de una concepción de la lectura como habilidad general, básica y transferible, aprendida de una vez y para siempre. Por lo tanto, las dificultades en la lectura de textos de sociales no se consideran inherentes al trabajo en el área sino que son conceptualizadas como un déficit Del que solo es responsable el alumno.
esta concepción es la que se debe revisar para que sea posible enseñar a hablar, leer y escribir en la materia con un grado cada vez mayor de autonomía y pertinencia por parte de los alumnos. El actual diseño curricular de la pcia. de buenos aires parte de una concepción de la lectura como práctica sociocultural en la que la Intervención docente cumple un rol fundamental como mediadora de los sentidos y los saberes puestos en circulación a partir de las posibles lecturas. Esto se debe a que en las prácticas de enseñanza de historia los docentes también interpretan los textos con los que trabajan y comparten sus lecturas en el aula. Por esto se otorga un lugar destacado al abordaje de las prácticas de lectura y escritura en las orientaciones didácticas planteadas en los diseños curriculares de historia correspondientes a 4°, 5° y 6° año. El propósito señalado es ampliar los horizontes interpretativos de los textos y desandar una concepción tradicional de lectura literal, que apela a la enseñanza de la historia a través del memorismo y la repetición del dato.
desde hace varias décadas las investigaciones psicolingüísticas han demostrado que la lectura es un proceso interactivo de construcción de significados en el que el lector despliega un intenso trabajo intelectual que incluye la formulación y verificación de hipótesis, la elaboración de inferencias y el establecimiento de relaciones tanto entre informaciones del texto, como entre ellas y los conocimientos previos del lector (goodman 1996; smith 1983).
el nuevo diseño de historia para el ciclo superior de la escuela secundaria parte de una definición de la lectura como práctica sociocultural, ya que los sentidos de los textos son construidos en un diálogo constante entre el lector, sus conocimientos, sus deseos y el universo que el texto propone y habilita.
la comprensión lectora depende de diversos factores, entre ellos los conocimientos previos del lector; la lecturabilidad del texto y los objetivos de lectura planteados. El desarrollo del curso se centrará en el abordaje de cada uno de ellos para repensar las prácticas de lectura y escritura asociadas a la enseñanza de la historia en la escuela secundaria, contribuyendo a que los docentes de historia puedan reconocerse como mediadores en los procesos de lectura y escritura. De allí que durante el transcurso de este curso se trabajará intensamente con textos diversos (manuales, obras literarias, documentos históricos, notas periodísticas, cuadros estadísticos, mapas, fotografías, películas, documentales, pinturas) con la finalidad de diseñar actividades significativas de lectura y escritura que puedan ser llevadas al aula.”