Propuestas

Home

Filosofía con niños, niñas y adolescentes para la construcción de ciudadanía

Universidad Nacional De San Juan

Tipo de Organismo: Universidad Nacional

Jurisdicción: San Juan

Distrito: San Juan

Dirección: Mitre Este N°396

Ejes Temáticos:

Nivel Primario; Secundario; Superior

Modalidad: Presencial

Horas Presenciales: 36 hs.

Horas Virtuales: 0 hs.

Destinatarios: Docentes; Docentes de Educación Artístic; Docentes de sección y especiales (Música, Plástica, Expresión Corporal, Teatro); Docentes EIB; Docentes y directivos; Equipos directivos y docentes; Equipos técnicos, supervisores y directivos

“A) introducción
La línea de trabajo conocida como filosofía con niños, niñas y adolescentes (nna) es un dispositivo de desarrollo cultural y pedagógico que consiste en facilitar el acceso de la filosofía a un grupo NNA- que históricamente fue excluido de estos saberes. Tal exclusión encuentra explicación en diversos factores. Por una parte, se entiende a la filosofía como una disciplina académica que solo se desarrolla en un marco institucional, reglado, que descalifica otros espacios que no sean el estrictamente científico-académico-universitario. En tal sentido, la filosofía se constituye como un discurso complejo al que sólo los especialistas (filósofos) tendrían acceso, en cuanto tal accesibilidad podría asegurarse desde el manejo de los códigos lingüísticos específicos y desde el desempeño de las rutinas académicas.
Por el contrario, la filosofía con niños, niñas y adolescentes se encuadra dentro de un pensamiento filosófico que sin desdeñar la erudición académica, privilegia la práctica reflexiva propiamente dicha focalizada en un colectivo NNA- que históricamente se vio excluido del campo reflexivo filosófico y, en el mejor de los casos, restringió su acceso a la filosofía a la repetición de información histórica.
El presente seminario-taller avanza en términos de inclusión social y educativa, poniendo a disposición de la escuela pública una línea de trabajo que se ha realizado exclusivamente como oferta de la enseñanza privada (a menudo, con estrategias de evangelización antes que de desarrollo de ciudadanía).
Es importante subrayar esta última cuestión puesto que, si bien la filosofía con nna es un campo en expansión a nivel mundial y de desarrollo incipiente en nuestro país, al estar asociada al ámbito de la educación privada ha revestido carácter de exclusiva y excluyente. Exclusiva porque es una oferta para los que pueden pagarla, y excluyente de los nna de la escuela pública.
El seminario taller se orienta a que docentes y directivos de las escuelas públicas accedan a este campo potenciando la intencionalidad democratizadora e innovadora desarrollando contenidos tales como construcción de ciudadanía infantoadolescente, inclusión, apropiación y ejercicio de derechos de nna, convivencia y formación para la paz.
Los contenidos del postítulo se estructuran en tres trayectos a dictar en tres trimestres, abordando las siguientes temáticas:
Trayecto 1 (primer trimestre): infancias, adolescencias y filosofía: en este trayecto se desarrolla el marco epistemológico-conceptual de comprensión de las infancias y adolescencias para su abordaje como categorías complejas desde el paradigma de la protección integral y el enfoque de derechos. A continuación se desarrolla la cuestión de la filosofía y el filosofar como experiencia de pensamiento y creación, enfatizando en los sentidos del filosofar con niños, niñas y adolescentes. El dictado está acompañado de talleres de reflexión filosófica poniendo en juego diferentes modos de trabajo.
Trayecto 2 (segundo trimestre): la experiencia del pensamiento en filosofía con niños: en este trayecto se exploran los modos de hacer filosofía con nna en latinoamérica y argentina, como expresiones de los desarrollos del pensamiento crítico y post colonial latinoamericano. El dictado está acompañado de talleres de reflexión filosófica poniendo en juego diferentes modos de trabajo.
Trayecto 3 (tercer trimestre): pensamiento, filosofía con niños y educación: en este trayecto se desarrollan los modos de hacer filosofía con nna en contextos escolares y no escolares, estrategias para el trabajo áulico, modos de evaluación de experiencias de filosofía con nna y estrategias de trabajo en territorio. El dictado está acompañado de talleres de reflexión filosófica poniendo en juego diferentes modos de trabajo.

B) filosofía con niños y adolescentes como propuesta didáctico-pedagógica
La filosofía para niños tiene origen a fines de los años 60, cuando el filósofo matthew lipman comenzó a desarrollar un programa con jóvenes no universitarios que apuntaba a acercarlos a una práctica de la filosofía. El objetivo no era formar filósofos profesionales sino estimular el pensamiento crítico y generativo. Luego de su experiencia con alumnos de escuelas secundarias, lipman pensó que esta metodología podía aplicarse con niños desde los 6 años y, más adelante, sus colaboradores (entre otros, la filósofa ann sharp) lo aplicaron con niños desde los 3 años. En la argentina el programa lipman (nombre con el que se denomina esta línea de trabajo en filosofía con niños), ingresa a fines de la década de los 80 En el ámbito de la educación privada, sin alcanzar alcances masivos. En la actualidad es un espacio en expansión dentro de las currículas escolares por las repercusiones positivas que genera transversalmente en otras áreas del aprendizaje. En nuestro país trabajan en filosofía con niños y adolescentes filósofos tales como: walter kohan, vera waskman, gustavo santiago y stella accorinti, entre otros.
La filosofía con niños y adolescentes se propone suscitar una modalidad pedagógica distinta desde la filosofía, en la que lo informativo y lo formativo constituyen una unidad. Los objetivos no se agotan en el desarrollo de habilidades cognitivas y el ofrecimiento de herramientas intelectuales y argumentativas sino que se orientan a formar personas razonables, lo cual involucra una instancia de sociabilidad en el razonamiento. Además del desarrollo de destrezas cognitivas (destrezas en el razonamiento, en la indagación, en el análisis conceptual, en la interpretación y en la argumentación) y del trabajo con conceptos filosóficos (“”verdad””, “”justicia””, “”belleza””, “”bien””, “”lenguaje””, “”libertad””, etc.), la propuesta pedagógica implica el afianzamiento de actitudes y hábitos tales como: desarrollar la capacidad de autocorrección, aprender a escuchar a los demás, prestar atención y esforzarse por entender, pedir y dar razones, etc. Obviamente, la faz formativa trasciende el dominio de lo estrictamente filosófico ya que las habilidades y destrezas son generalizables a otras áreas del saber, y los hábitos y actitudes que se promueven son indispensables en toda sociedad democrática.
La propuesta de filosofía con niños y adolescentes ofrece herramientas para construir, una comunidad posible de pensamiento y experiencia procurando ayudar a los chicos a desarrollar sus potencialidades a partir de transformar cada encuentro en una comunidad de indagación, donde el eje privilegiado es el diálogo, permitiendo y propiciando un encuentro positivo, en el que el respeto, la tolerancia, la solidaridad, la valoración del otro y sus diferencias son los pilares fundamentales de la actividad reflexiva. El pensamiento es entendido como una práctica que involucra tanto lo personal como lo social, lo intelectual, afectivo y emocional. El buen pensar deja de ser una actividad exclusivamente cognitiva para transformarse de manera indisoluble en una unidad de lo ético con la acción.
Cabe destacar que filosofía con niños y adolescentes no es una técnica o estrategia metodológica a la que se someta a los niños y jóvenes para que desarrollen su pensamiento. Mucho más que ello, se trata de una propuesta pedagógica que lleva implícita una noción de comunidad, una concepción del encuentro entre personas y como personas.
Gustavo santiago, autor del libro filosofía con los más pequeños, afirma que Los Medios de comunicación tienden a aplanar el pensamiento y la imaginación transformando a los chicos en consumidores desde chiquitos. La filosofía con niños busca darle herramientas para que sean más activos frente al mundo que los rodea, que puedan cuestionar lo que se les dice y tengan sus propias ideas.
C) dimensiones del trabajo pedagógico
– modalidad dialógica: ya que el objetivo de filosofía con niños es inducir un comportamiento filosófico, y los niños y niñas tienen una marcada tendencia hacia la expresión verbal, la metodología pedagógica que se considera más apropiada es la discusión filosófica o dialógica. Estimulándolos desde múltiples y variados recursos didácticos (lectura de cuentos, fábulas, cuentos tradicionales, historietas, películas, música o poesía) se incentiva el diálogo desde el nivel inicial, ya que es un medio idóneo para que los niños expresen mutuamente sus ideas, aprendan a escuchar las respuestas de sus pares, superen la sensación de que lo que tienen que decir es algo absurdo o inadecuado comprobándolo con el grupo, de tal manera que las experiencias de los demás también constituyan un aprendizaje. El papel del docente es el de coordinador de la discusión.
– comunidad de indagación: la transformación de los encuentros en una comunidad de indagación se considera indispensable para estimular a los niños y niñas a que piensen y actúen con un nivel de ejecución más alto que el que mostrarían si actuaran individualmente: una genuina comunidad de indagación se basa en el respeto mutuo y el compromiso voluntario por parte de sus integrantes en una búsqueda común. Por “”indagación”” se quiere dar a entender la constancia en la exploración autocorrectiva de temas que se perciben al mismo tiempo como algo problemático e importante. Desde esta perspectiva teórica, aprender algo es aprenderlo de nuevo, pero significativamente, con el mismo espíritu de descubrimiento que reinaba cuando fue descubierto, o con el mismo espíritu de invención que predominaba cuando se inventó.
– docente guía-coordinador: a través de la discusión filosófica en el seno de una comunidad de indagación, los niños y las niñas pueden llegar a sus propios puntos de vista y a sus propias conclusiones. Donde el docente coordina el diálogo conduciendo a sus interlocutores a resolver las incógnitas o estimula a los niños a repensar sus posturas iniciales. Él nunca interviene en el diálogo para imponer su perspectiva. La filosofía insiste en el rigor lógico, pero sólo como un medio para hacer el pensamiento más efectivo, y no en función de lograr una absoluta concordancia entre las ideas de todos. El énfasis de la propuesta está en el proceso mismo de la discusión, y no en el logro de una conclusión específica. Aunque no se enseñan temas filosóficos a los niños, el docente debe buscar la reflexión y el cuestionamiento característicos del comportamiento filosófico. El docente contribuye a que gradualmente los niños comiencen a descubrir que una discusión filosófica tiene un estilo diferente de cualquier otro tipo de discusión, progresivamente comienzan a darse cuenta de que son capaces de compartir ideas, experiencias y perspectivas unos con otros. Empiezan a valorar los puntos de vista de otras personas, y la importancia de dar razones que apoyen sus propias opiniones. Cobra sentido, entonces, la objetividad, y la necesidad de examinar cuidadosamente los problemas en vez de quedar satisfechos con expresar sus opiniones en forma rudimentaria y superficial.
El lugar del adulto ante la interrogación y el cuestionamiento del chico debe ser el de devolverle al niño la pregunta e invitarlo a buscar juntos una respuesta. De lo que se trata es de mantener viva la curiosidad innata de los chicos y no cerrarla dándole respuestas tajantes como si se tratara de verdades absolutas y decisivas. El docente se sumerge en la experiencia del filosofar con niños y niñas, a la vez que vivencia el goce de pensar y explorar con ellos. Ann sharp indica que los niños necesitan ver al docente como Un estímulo para sus propios pensamientos y curiosidad, y no como alguien cuya tarea es revelar los secretos y misterios.”