Propuestas

Home

La Revalorización Del Juego Como Matriz Simbólica En El Nivel Inicial.

Instituto Superior De Formacion Docente “ESCUELA Normal Superior” – General Acha

Tipo de Organismo: Instituto de Formación Docente

Jurisdicción: La Pampa

Distrito: General Acha

Dirección: España 150

Ejes Temáticos:

Nivel Inicial

Modalidad: Presencial

Horas Presenciales: 36 hs.

Horas Virtuales: 0 hs.

Destinatarios: Docentes; Docentes de salas de 4 y 5 años; Docentes y directivos

“En el Seminario La revalorización del juego como matriz subjetiva en el niño se intentará plantear que el juego desempeña un papel fundamental en la constitución de la subjetividad del niño en particular y de las producciones humanas en general. Es cierto que mayormente asumimos que el juego es una actividad siempre presente en la infancia y que nos resulta un recurso muy eficaz cuando pretendemos hacer que el interés del niño se despierte. Podemos apreciar que generalmente se disocia, por un lado la actividad lúdica y por otro la actividad seria o productiva. Sin embargo en la conciencia de las personas, insiste esta connotación secundaria que relega al juego a una actividad para llenar el tiempo no productivo.
Analizaremos cómo el juego impregna y constituye la inteligencia y producción humanas. Cómo es imposible disociar al juego de la ciencia, del arte, del trabajo, del amor, de las instituciones de la cultura en general y cómo su presencia en la actividad humana es lo que hace la diferencia entre una adaptación activa y creativa a la sociedad y un mero sometimiento pasivo a mandatos sociales.
La mirada sobre la función lúdica siempre es esencial para el educador, ya que permite orientarse en el diagnóstico de los problemas y en las soluciones que se deban intentar.
Queremos fundamentalmente centrarnos en el juego en tanto jugar, es decir, como una actividad que desborda su carácter de fenómeno psicológico y de fenómeno biológico, el más allá del juego.
En la historia de la educación, corresponde a la llamada “”educación nueva”” el mérito de pensar a la actividad libre y creadora como valores fundamentales, para la formación del espíritu del niño. Encuentra sus precursores en Rousseau, que postula volver a la naturaleza para preservar al humano de la sociedad que lo corrompe y también en Pestalozzi, pedagogo suizo, cuya pedagogía resalta el valor del trabajo manual y de la enseñanza mutua.
Desde el punto de vista conceptual planteamos que al ofrecer un ámbito de encuentro lúdico y socializante se restablecen los lazos interpersonales que pueden estar dañados y se ofrecen nuevos modos de interacción. Asimismo, consideramos que la regularidad de la actividad lúdica facilita cambios en la relación entre pares y con los adultos, lo cual revelan mayor estabilidad afectiva. La transmisión de la importancia de la presencia del juego en el desarrollo infantil promueve cambios subjetivos y disminuye el impacto de ciertas experiencias tempranas negativas en el desarrollo posterior de los niños.”