Propuestas

Home

Nombre de la propuesta: ?CONSTRUYENDO Ciudadanía e identidad en claves de convivencia, participación democrática e inclusión social?

Escuela Normal Superior Nº 41 “GRAL. José De San Martín”

Tipo de Organismo: Instituto de Formación Docente

Jurisdicción: Santa Fe

Distrito: San Jorge

Dirección: Corrientes 1302

Ejes Temáticos:

Nivel Secundario

Modalidad: Presencial

Horas Presenciales: 36 hs.

Horas Virtuales: 0 hs

Destinatarios: Equipos directivos y docentes

“Partiendo de lo expresado en el documento orientaciones curriculares para la educación secundaria y teniendo en cuenta que para El proyecto político provincial, la cultura es entendida como construcción social y personal permanente, portadora de los valores de una comunidad a través de los símbolos, las palabras y la visión del mundo, basada en una ética vertebrada en torno a la igualdad y al respeto por la identidad de los sujetos; la educación como lugar de encuentro con el otro para explorar posibilidades y contribuir a los sentidos compartidos, siendo ésta una de las herramientas para propiciar apropiación creativa y transformadora de la cultura, la igualdad de oportunidades en la sociedad y asegurar la horizontalidad y democratización del conocimiento y de los bienes simbólicos y materiales; concepción que posibilita comprender que no hay verdades absolutas, ni conocimientos neutrales, ni procesos lineales, ni posibilidades de avanzar en soledad; el aprendizaje como forma de resolver problemas con otros en un marco ético que preserve el bien común y que educar implica asignar un sentido diferente de ser y estar en el mundo, de trabajar hacia un horizonte en permanente movimiento, en apertura a lo otro que adviene siempre como extraño a lo igual y ayudar a construir modos diferentes de comprensión, de pensamiento y de aprendizaje, Es que formulamos esta propuesta de capacitación.
Desde esta perspectiva, se Concibe a la escuela como un escenario posible para la asignación de nuevos sentidos a la vida, de nuevos modos de aprender, pensar, hacer, ser y estar con otros; como espacio habitable; como lugar de protección garante de la integración y conexión con el mundo cultural externo a ella y como un espacio que contribuye a la construcción de subjetividades necesarias para la incorporación a una ciudadanía responsable.
La pensamos como una organización de la sociedad dentro de una estructura de gobierno con capacidad de transmitir saberes y producir cambios sociales; una escuela que sea crítica y consciente de su participación en la construcción de subjetividades a partir de la acción política de educar en valores (ciudadanía, participación, solidaridad y derechos). Una escuela que recrea y reproduce valores y bienes culturales; pero que también transforma y habilita, deja marcas y huellas en los sujetos en tanto se dedica a enseñar.
La sociedad siempre ha asignado a la institución escolar un papel fundamental en la formación integral de la persona y la adquisición de una conciencia cívica y ciudadana, ya que las prácticas escolares incluyen en los procesos educativos, la socialización y la transmisión de valores, normas y actitudes. Y hoy se demanda a la misma que forme personas íntegras y ciudadanos plenos y responsables, que eduque para un juicio moral autónomo, para el cuidado de sí mismo y del otro; y la ley de educación nacional establece que la educación es una prioridad y constituye una política de estado para construir una sociedad justa, profundizar el ejercicio de la ciudadanía democrática, respetar los derechos humanos y libertades fundamentales, entre otras.

Según cullen (1996) enseñar ciudadanía es enseñar saberes específicos que permitan fundamentar racional y argumentativamente la convivencia democrática, el estado de derecho, la participación política, la responsabilidad social, la búsqueda del propio bien y la solidaridad; es enseñar la participación democrática como modo de construir una ciudadanía responsable y solidaria, es decir una convivencia justa, se trata de dar elementos para la vida en común, desde lo común y para lo común; y enseñar ética, es enseñar saberes específicos, que permitan contar con principios racionales y fundados para la construcción autónoma de valores y para la crítica racional de la validez de las normas que permitan saber argumentar moralmente, que permitan fundamentar y universalizar racionalmente principios de valoración y normas para la acción y que permitan aprender a convivir en un pluralismo axiológico sin renunciar a la defensa de valores universales y comunes; así como también enseñar a conocerse y a valorarse desde principios de juicio responsable y solidario.
En este sentido, es necesario interpretar la demanda social en términos de una ciudadanía democrática participativa, equipada lo suficiente con principios y saberes como para hacerse cargo responsablemente del estado de derecho, buscando formas de participación y organización social y de control ciudadano de las decisiones públicas, que permitan poner en vigencia, real y efectiva, los principios del orden democrático y la vigencia plena de los derechos humanos; y la formación de un sujeto social pluralista, capaz de respetar las diferencias, de dirimir los conflictos en el marco de la ley y de la justicia, de dialogar con razones, buscando consensos, y respetando los disensos fundados. Y en términos de formación de una personalidad moral autónoma, equipada lo suficiente con principios y saberes como para poder hacerse cargo racionalmente de las propias opciones, y dialogante, es decir capaz de saber argumentar con otros sus propias razones, escuchar las diferentes, buscar bases de consensos racionales y proyectos comunes, y respetar los principios básicos de una convivencia justa.”