Propuestas

Home

Ciclo de jornadas taller El conflicto como una oportunidad para el aprendizaje

Universidad Católica De Santiago Del Estero

Tipo de Organismo: Universidad Nacional

Jurisdicción: Santiago del Estero

Distrito: Santiago Del Estero

Dirección: Avenida Alsina S/N

Ejes Temáticos:

Nivel Secundario

Modalidad: Presencial

Horas Presenciales: 36 hs

Horas Virtuales: 0 hs

Destinatarios: Supervisores, equipos directivos, docentes y estudiantes

“Las instituciones educativas pueden considerarse como organismos vivos, dotados de una dinámica determinada, características particulares conferidas por los miembros que los constituyen y que generan entre sì modalidades de relaciones específicas, formas de vincularse que hacen de cada institución única e irrepetible. Dicha cultura institucional puede presentarse como más rígida o más flexible en relación a otras y con determinados tipos de conflictos y modalidades de afrontamiento de los mismos.
Entendiendo que los conflictos forman parte de las relaciones humanas y que las instituciones escolares se encuentran atravesadas por los mismos, podemos hacer extensiva a las escuelas la necesidad de revisar los diferentes conflictos presentes en ella y las modalidades de resolución que se hacen indispensables para superarlos. Por ello a los conflictos hay que admitirlos como parte de la vida cotidiana de las instituciones y como un elemento más de la responsabilidad de la comunidad educativa toda, es decir , un aspecto y no un impedimento de cualquier grupo social y del ser humano, la importancia fundamental radica en la habilidad Para aprovechar el conflicto y transformarlo en una oportunidad para mejorar a partir del mismo. (prof.-Mediadora norma bessone-eicame)
La elección de los procesos de construcción identitaria que viven los adolescentes que cursan la educación secundaria en nuestro país y en la mayoría de los países latinoamericanos, no es ajeno tampoco a los que transitan un nivel superior, ya que se asientan en un contexto económico-social y político particular, que necesita ser atendido en toda su dimensión.
Esto no es fácil. Se experimentan en estos niveles un proceso de transición, que para ser superado con éxito necesita de herramientas innovadoras y acordes a las circunstancias de vida del contexto en que los jóvenes participan.
Hoy más que nunca el conflicto es una situación que no es extraño en ningún ámbito educativo, se aviva frente a los retos de equidad y calidad y frente a las exigencias sociales actuales que se incrementan cada día. Por ello necesitamos realizar abordajes significativos en los distintos grupos de estudiantes para conocer mejor sus características, sus intereses, necesidades, prácticas y sus relaciones con la institución educativa, con su grupo familiar y con sus pares. Sin duda, resulta necesario una mayor y mejor comprensión de los procesos sociales que caracterizan las distintas dimensiones de la heterogénea y cambiante realidad adolescente; solo así podremos manejar en la diversidad situaciones de conflicto y mediarlas para que estas se transformen en aprendizajes operativos, para una buena convivencia social- educativa.
La idea de aportar a la escuela secundaria y al nivel superior estrategias , que permitan la construcción de los jóvenes como personas, que no los borre, que no los subordine, ni excluya en su realidad; por el contrario que los integre en una diversidad sociocultural, es el camino que nos permitirá diseñar planes de convivencia más comprensivos .”