Propuestas

Home

Actualización disciplinar: didáctica y prácticas de enseñanza en contextos posmodernos

Instituto De Enseñanza Superior “Escuela Normal Superior General Manuel Belgrano”

Tipo de Organismo: Instituto de Formación Docente

Jurisdicción: Santiago del Estero

Distrito: Santiago Del Estero

Dirección: Av. Independencia 751

Ejes Temáticos:

Nivel Secundario; Superior

Modalidad: Presencial

Horas Presenciales: 36 hs

Horas Virtuales: 0 hs

Destinatarios: Equipos directivos y docentes

“En la actualidad la educación se constituye en un fenómeno que es objeto de análisis y prioridad a partir de la ley nacional de educación y las diferentes resoluciones que la acompañan, las mismas nos desafía a un trabajo colectivo y cooperativo de transformación a partir de la formación permanente de los sujetos (docentes) protagonistas de estos cambios requeridos.
Esta propuesta es una oportunidad para visibilizar los aciertos y los desafíos pendientes que interpelan a los docentes de los diferentes niveles de la educación de mejorar las prácticas de enseñanzas por su carácter público y contribuir al derecho a la educación de los estudiantes que transitan nuestras escuelas.
Por lo anterior expuesto pensamos que la didáctica es la disciplina que aborda el análisis de las prácticas de la enseñanza, desde una dimensión explicativa-comprensiva y también una dimensión normativa. Busca, por un lado, explicar y comprender la realidad de la enseñanza y por el otro, pretende orientar sus prácticas para el desarrollo y mejoramiento de las intervenciones didácticas.
Alicia w. de camilloni señala (1996:32) desde La didáctica se apunta a desarrollar un cierto tipo de intervención social, Lo que involucra un compromiso moral, porque quienes realizamos prácticas de la enseñanza no podemos actuar en forma neutral respecto al desarrollo de los procesos de formación de las personas. Esto implica un compromiso social, lo que sucede en las aulas no es ajeno, ni está desconectado con lo que acontece en los contextos institucionales y sociales más amplios e inclusivos.
Se requiere identificar y analizar las perspectivas más significativas que incidan en la constitución de las prácticas de la enseñanza y en consecuencia construir criterios didácticos superadores orientados hacia intervenciones comprometidas éticamente.
Abordar la enseñanza desde la teoría y desde la práctica significa introducirse en un campo atravesado por una multiplicidad de dimensiones que la convierten en un objeto de conocimiento complejo. Por tal razón, la enseñanza es concebida como una realidad que requiere ser comprendida desde un abordaje integrador y crítico desde las diferentes disciplinas que configuran el campo de las ciencias de la educación.
Pero es importante señalar que la didáctica no es sólo la aplicación de desarrollos teóricos y metodológicos de otras ciencias, sino que también se constituye en un ámbito específico para la reflexión y concreción de propuestas a nivel áulico con incidencia e interacción con el nivel institucional y con el contexto histórico y político.
La escuela que anhelamos requiere de una sociedad comprometida e involucrada en decisiones y acciones, estamos en un tiempo fundamental caracterizado por la oportunidad histórica de transformar la educación argentina. Seamos parte de este cambio.
Marco teorico
La enseñanza es uno de los procesos a través del cual cada sociedad delega a las nuevas generaciones sus saberes construidos y acumulados a través de los tiempos. En realidad no son posesión de nadie en particular sino que se trata de una construcción conjunta y compartida. qué significa esto Básicamente que cuando un docente, intenta transmitir a otra persona conocimientos, o desde otra perspectiva teórica, cuando intenta favorecer los procesos reconstructivos de los alumnos, no lo hace desde el lugar de único poseedor de información, sino como parte de una relación en la que se sitúa como favorecedor o ayuda para que el alumno desarrolle sus conocimientos y comprensiones. Ese proceso es básicamente comunicativo y el conocimiento que circula es poseído por ambas partes.
De esta manera, ser docente implica involucrarnos de manera permanente en diferentes problemáticas, decisiones y acciones que necesitan de la práctica de la reflexión para poder pensar nuevas alternativas que contribuyan al mejoramiento de nuestras prácticas pedagógicas. Por lo tanto pensar sobre nuestras concepciones de enseñanza resulta de fundamental relevancia.
Partiendo del análisis realizado por jorge steiman, consideramos que la enseñanza tiene que ver básicamente con el trabajo que los docentes llevamos a cabo en el aula, tomar a esta como ámbito de reflexión no siempre resulta sencillo.
Pensar En el aula es pensar en nosotros y nuestras práctica, pero por sobre todo, es pensar con los otros en términos de enseñanza y aprendizaje. […]Pensar En el aula es poder descubrir las trabas que obstaculizan el aprendizaje y potenciar los factores que lo facilitan; es pensar que el aprendizaje no se realiza naturalmente por el solo hecho de escuchar una clase , es pensar en nuestra intervención para plantear un escenario didáctico, una genuina situación de aprendizaje (steiman, 2005)
Nos proponemos a través de este postitulo interpelar nuestra tarea docente reflexionando sobre estas concepciones que han atravesado las prácticas educativas en las aulas y acercarnos a posiciones que centren la atención en los estudiantes y sus aprendizajes así como en la enseñanza misma.
Es decir intentamos aportar algunas reflexiones para pensar el aula en la educación en sus diferentes niveles. En particular , en relación a la actividad de enseñanza, que se lleva a cabo cotidianamente.
El proceso de compartir el conocimiento y desarrollar la comprensión no es un proceso sencillo, está plagado de avances y retrocesos, de prácticas que no lo favorecen, de malos entendidos y ruidos de distinto tipo.
Es un proceso que se da en el marco de una institución, imbuida de una cultura que le es propia, en un contexto político e ideológico que explica muchos de sus comportamientos.
Es nuestra tarea fundamental favorecer aquellos procesos reflexivos que permiten a los docentes reconstruir conscientemente sus acciones, reconociendo qué es lo que vale la pena enseñar y cómo debe hacerse, para lo cual recobra particular interés la identificación con conciencia de cuáles son las intenciones educativas y los propósitos que se persiguen.
Entendemos que es posible aprender a enseñar mejor, lo que supone esforzarnos en comprender las razones que nos impulsan a tomar nuestras decisiones, buscar buenas preguntas y buenas respuestas, apoyados y ayudados por la experiencia y también por las teorías que permiten entender mejor nuestras acciones.
La vida en el aula se presenta entonces como un espacio de comunicación e intercambio. Las estrategias de enseñanza que el docente propone ,participan en la definición del contexto, favorecen un tipo de intercambio entre los estudiantes y el profesor y entre cada estudiante y el resto del grupo. Las estrategias seleccionadas suponen objetivos y expectativas y un cierto circuito para el intercambio de información. Las estrategias de enseñanza, en definitiva, estructuran las tareas de aprendizaje y la vida social de la clase.
Las decisiones que toma el docente se efectivizan en el momento interactivo de la clase, pero son vitales las decisiones que toma en las etapas preactivas (cuando planifica, selecciona recursos, etcétera) y en las etapas posactivas (cuando evalúa los aprendizajes y su propia planificación y propuesta de enseñanza).
Se supone que la formación de un docente tiene distintos momentos; uno de ellos es, seguramente, el paso por el instituto de formación docente y/o la universidad y después, la propia práctica en la que seguimos aprendiendo.
La cuestión es, entonces, si en este recorrido somos o fuimos capaces de apropiarnos de dispositivos que nos permitan convertirnos en profesionales reflexivos para propiciar cambios en nuestras prácticas pedagógicas.
De que los tiempos cambiaron no hay ninguna duda: cambió la realidad, cambiaron los estudiantes que hoy tenemos en ella, cambió la situación social y también cambiaron las familias. Cambiaron los diseños curriculares, la estructura del sistema educativo, la normativa, algunos regímenes académicos.
La pregunta para hacernos ahora: y nosotros, profesores y profesoras podemos cambiar .
En Este sentido para que un cambio profundo sea posible es necesario tomar conciencia de los esquemas de acción, las creencias, los supuestos y las teorías en uso que subyacen al hacer cotidiano, y es necesario, también reestructurar representaciones previas y modificar estratégicamente los procedimientos para actuar en situaciones futuras (anijovich, 2009)
Este proyecto surge por la necesidad de cumplir con una de las funciones fundamentales de los institutos de formación docente: que es Generar Instancias de participación, análisis y reflexión en talleres con docentes en servicio para constituirse en espacio de capacitación e intercambio de experiencias.
Este proyecto como jornada-taller aspira a animar a los docentes a este desafío, en un espacio de encuentro en donde la diversidad de experiencias y posicionamientos teóricos no se perciban como problema a resolver, sino como una riqueza para el aprendizaje de todos en un clima de respeto por los aportes de todos y cada uno.”