Propuestas

Home

El paisaje educador. Estrategias de integración para un aprendizaje significativo.

Universidad Nacional de Tucumán

Tipo de Organismo: Universidad

Provincia: Tucumán

Ciudad:

Nivel: Secundario y superior

Horas presenciales 36 horas.

Horas virtuales: 0 horas.

Modalidad: Presencial

Destinatarios: Equipos directivos y docentes

“La presente propuesta plantea la alternativa del uso del paisaje como una disciplina transversal capaz de servir como instrumento en los procesos de enseñanza y aprendizaje.
La estrecha relación entre el hombre y el territorio, es lo que en términos actuales se define como paisaje. En este sentido el territorio y la configuración de sus componentes existen como lugares físicos en sí mismos, pero sólo se transforman en paisaje cuando son percibidos por un observador. Una de las definiciones de mayor consenso científico a nivel internacional, que se sustenta en este enfoque, es la producida por el convenio europeo del paisaje, que expresa que: ?por ?paisaje? Se entenderá cualquier parte del territorio tal como la percibe la población, cuyo carácter sea el resultado de la acción y la interacción de factores naturales y/o humanos? (convenio europeo del paisaje, 2000, 2). Desde esta perspectiva, el paisaje siempre es un hecho cultural, por cuanto involucra al hombre quien habita el territorio y al que transforma en paisaje a través del acto perceptual. En este sentido el territorio, con sus componentes tanto naturales como culturales, no es paisaje; sino lo que interpretamos de él. Los objetos percibidos que conforman un universo simbólico, ejercen presión o estímulo en el observador y en el acto perceptivo, se filtran a través del orden de valores (cosmovisión) del grupo cultural al que pertenecen. Consecuentemente con esta postura, el paisaje tiene una dimensión histórica; la del espacio físico, cuyos componentes se modifican con el transcurso del tiempo y la del mismo hombre, con su propia historia y sus experiencias, que lo vive, lo percibe y con el cual se identifica creando un sentido de pertenencia y arraigo. En esa relación histórica, es donde se conserva la memoria individual y colectiva de una sociedad. Así, todos los paisajes son históricos y aquellos asociados a valores primordiales pasan generalmente a ser símbolos sociales o individuales y a conformar bienes identitarios y patrimoniales. Esta estrecha relación entre los seres humanos y el territorio, es decir el paisaje, se establece como una ciencia compleja, transversal, donde confluyen diferentes disciplinas ligadas fundamentalmente a las ciencias sociales y otras relacionadas con las ciencias naturales. Es posible entonces considerar el uso del paisaje como una herramienta didáctica para ser utilizada en los procesos de enseñanza y aprendizaje, como se manifestó oportunamente, en diferentes disciplinas.”