Propuestas

Home

Cuidando y atendiendo a nuestras futuras generaciones – bases teóricas conceptuales para niños y niñas de 0 a 6 años

IES Campero

Tipo de Organismo: Instituto de Formación Docente

Jurisdicción: Tucumán

Distrito: Campero

Dirección:

Ejes Temáticos:

Nivel Inicial

Modalidad: Presencial

Horas Presenciales: 36 hs.

Horas Virtuales: 0 hs.

Destinatarios: Docentes de salas de 4 y 5 años; Docentes y directivos; Supervisores, equipos directivos, docentes y estudiantes

“Desde hace unos años la realidad social ha tornado necesario el ingreso de muchos niños y niñas pequeños a instituciones educativa y ha implicado un desfasaje entre los cambios institucionales que se requieren para atender dicha realidad.
Los cambios en la estructura familiar dado fundamentalmente por la incorporación masiva de la mujer al mercado laboral, han llevado a cambios culturales y en los roles a la interna de los hogares. El rol tradicional de exclusividad de la mujer en la crianza de los hijos durante los primeros años de vida ha variado como también el rol del hombre ?bread Winner? De único encargado de sustento económico.
Los cambios producidos en la sociedad, llevaron también a cambios en las pautas culturales de la familia. Hoy se encuentran conviviendo en forma conjunta, algunas estructuras familiares tradicionales junto a otras nuevas conformaciones.
No obstante, el rol de la familia continúa desempeñando su función de sostén, continencia, afecto y cuidados más allá de la conformación de la misma.
Los cambios en las estructuras familiares, la vertiginosidad de la vida diaria, los quiebres en los lazos y redes de sostén social, conlleva a ciertas dificultades de las familias para desarrollar sus funciones parentales. Por lo tanto las nuevas formas de crianza da cuenta de que se necesitan otras instituciones, además de la familia para colaborar con ella en sus dichas funciones.
En la medida en que se ponen en juego dos procesos simultáneos en el plano educativo: el desarrollado en la familia y el llevado a cabo en las instituciones, se debe apuntar al logro de un vínculo de continuidad y confianza entre las familias y el centro que propicie una educación compartida, una coeducación.
Así como llevo un tiempo reconocer a la infancia como etapa evolutiva, también la educación tardo en significar a los primeros años como una etapa educativa en si misma.
Hoy, en el siglo xxi, sus postulados han sido confirmados por las neurociencias, que constatan los importantes procesos mentales que se dan en el cerebro durante estas primeras etapas.
A partir de la experiencia acumulada y los aportes de distintas disciplinas, la educación inicial fue consolidando un perfil propio, definible por si mismo, abarcando aquella etapa evolutiva que va de los 0 a los 6 años, concibiéndose esta como el cimiento de una práctica de educación permanente. ?Es El periodo de mayor adquisición de experiencias y de desarrollo de la capacidad de emplearlas en la solución de nuevos problemas. Por ello es imprescindible brindar el ambiente y la estimulación necesaria para crecer, desarrollarse, madurar, aprender, construir conocimiento, afirmar las relaciones afectivas, socializarse. La educación inicial propiciara el desarrollo integral del niño? .
Por lo tanto la educación inicial desde sus objetivos y funciones, apunta a la promoción del desarrollo integral de niños y niñas, y en este sentido se orienta a trascender los cuidados básicos y enmarcar la tarea en lo educativo.
Tomar a estas instituciones como el inicio del sistema educativo junto con otras modalidades ha sido un lento proceso, y se sigue constatando la dificultad de asumir estos primeros años con un enfoque educativo, a pesar de que las investigaciones evidencian la importancia de esta etapa.
Si bien se sigue considerando que el mejor lugar para el desarrollo del niño es su hogar, siempre y cuando se le brinde seguridad afectiva y oportunidades, esto no quiere decir que la familia pueda atender todas las necesidades de los niños de hoy, por lo que el aporte del educador o profesional contribuye a la labor formativa que ella realiza. Existen diversos programas educativos que apuntan a ello, aunque aún no son los que predominan.
?Las Estrategias pueden ser múltiples, los recursos variados, los escenarios diferentes; lo esencial es la calidad de las experiencias educativas que se les ofrecen a los niños? ?…actitudes básicas de confianza en las posibilidades de los niños, de amor propositivo, de creatividad en las opciones, no requieren necesariamente de grandes recursos materiales, sino de un cambio cultural en los adultos sobre las posibilidades de los niños/as?
Si se trata de una institución, el reto es que sea concebido como un espacio y un tiempo para apoyar, favorecer y potenciar el pleno desarrollo de las capacidades de los pequeños. Lo importante es que se brinde un servicio de calidad, un servicio educativo donde se entienda, respete y comprenda la peculiaridad infantil, lo que requiere personal formado y especializado, ambientes amplios y bien organizados, así como un trabajo conjunto con las familias que aseguren una continuidad educativa familia-centro (etchebehere, et al. 2007)
Cuando se mencionan porcentajes de niños a ser atendidos en esta franja estaría, se está haciendo referencia a la obligación del estado de velar por la atención de aquellos niños pequeños, cuyas familias tienen necesidad de contar con otra institución para la atención del infante mientras sus padres trabajan. Esto no implica la ?obligatoriedad? Sino la ?posibilidad? De contar con estos espacios, en el caso de los jardines maternales. Se debería promover la posibilidad de que todas aquellas familias que decidan optar por la institucionalización temprana de sus niños tuvieran acceso en su propia comunidad a instituciones de alta calidad.”