Propuestas

Home

Uniendo culturas, de la sala de 5 al primer grado; el periodo de adaptación como estrategia de articulación entre niveles

Escuela Normal Juan B. Alberdi

Tipo de Organismo: Instituto de Formación Docente

Jurisdicción: Tucumán

Distrito: San Miguel de Tucumán

Dirección: Ildefonso de las Muñecas N°219

Ejes Temáticos:

Nivel Inicial; Primario

Modalidad: Presencial

Horas Presenciales: 36 hs.

Horas Virtuales: 0 hs.

Destinatarios: Docentes; Docentes de salas de 4 y 5 años; Docentes y directivos

“Fundamentos:
La importancia del nivel inicial como base se conocimientos está comprobada, pero por qué al niño le cuesta tanto adaptarse a la escuela primaria, qué nos está faltando como sistema para hacer este pasaje menos problemático. Para responder a estos interrogantes consideramos que surge la necesidad de abrir caminos desde el nivel inicial hacia la escuela primaria, lo que implica también que esta escuela pueda y deba actuar como centro de relaciones entre grupos. La interacción permanente que proponemos supone la superación de estas falsas fragmentaciones en pos de un mejor pasaje desde ?la Sala? Al ?aula?. Sabemos que el nivel inicial es una totalidad y tiene su propio modelo didáctico, sin embargo, es necesario realizar algunas adecuaciones que le permitan mejorar la adaptación de los niños al primer grado.
Las premisas sobre las que se asienta aquél modelo parten del reconocimiento de una doble finalidad educativa del nivel, tal cual la define frabboni (1985): la socialización y la alfabetización. La primera se entiende como el proceso de asimilación y transformación de los modelos normativos de la convivencia social; así se hace referencia a pautas, normas, hábitos, valores, que se adquieren en la interacción con los otros (alimentación, higiene, sueño, cuidado físico, relaciones socioafectivas). Mientras que la alfabetización se define, como el proceso cognitivo-creativo de comprensión y reelaboración del universo perceptivo-simbólico-lógico-imaginativo, producto de la cultura de una determinada etapa histórica. (frabboni, 1985.) Es decir, el proceso por el cual el niño utiliza inteligentemente sus esquemas de acción para apropiarse de los objetos y elementos de su cultura.
Puede parecer extraña la utilización del término alfabetización. Sin embargo, señalar como función primordial la alfabetización significa reconocer que el niño desde que nace, tiene ?la Capacidad de crear estructuras funcionales (organización perceptivo-motora, memoria, estructuración conceptual, organización lingüística, etc.), que le permitirán adaptarse al medio, apropiárselo y ejercer una actividad creativa susceptible de modificar incluso ese mismo medio?. (lourdes molina simó, 1990.)
En este proceso de construcción, es fundamental el papel del adulto como mediador de sus experiencias. Esta mediatización, por otro lado, es la que le va otorgando un significado cultural a las acciones del niño. Significación cultural que el niño irá comprendiendo y apropiándose como miembro activo de esa cultura.Lo Que estamos diciendo es que cuando hablamos de la existencia de una cultura de la sala de jardín y de la escuela primaria, supone considerar los rasgos de identidad y señas particulares que les sonpropias y que se fueron configurando desde sus contratos fundacionales. Estas culturas serán los escenarios, de las propuestas y actividades de integración de ambos niveles.
Los docentes, desde esta perspectiva, tenemos la responsabilidad y compromiso de ser mediadores entre las culturas de uno y otro nivel. Lo cual nos obliga a acompañar este tránsito y hacerlo de la forma menos problemática, sabemos que la enseñanza es una acción que implica intervención, la didáctica nos ofrece la capacidad de tomar decisiones fundamentadas y orientadas a la buena articulación entre ambosniveles.
Pensamos que sería más que significativo plantear esta propuesta en términos de proceso de transición resulta necesario reflexionar y analizar qué hay que mantener de las prácticas del nivel y que hay que resignificar, buscando sostener unas y cambiar otras.
Finalmente, pensar nuevos horizontes que requieren trabajo colaborativo entre los docentes y procesos institucionales que impulsen y posibiliten estas líneas de intervención y articulación.”