Propuestas

Home

Los medios en el aula y la recepción activa

Instituto Summa

Tipo de Organismo: Instituto de Formación Docente

Jurisdicción: Buenos Aires

Distrito: Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Dirección: YERBAL 65

Ejes Temáticos:

Nivel

Modalidad: Presencial

Horas Presenciales: 36

Horas Virtuales:

Destinatarios: Docentes; docentes y directivos; equipos directivos y docentes

“Los medios de comunicación son parte fundamental de la vida en sociedad. Los niños y adolescentes no solo son sus principales consumidores, sino que también producen y reproducen contenidos en sus propios medios. Dejar a estos medios y sus mensajes fuera del aula es decirles que la escuela no tiene nada que ver con su vida. Y hacerlo por desconocimiento o por miedo, nos deja a los docentes parados en un lugar absolutamente desfavorable, no solo para la construcción de la relación pedagógica necesaria en el proceso de enseñanza y aprendizaje, sino también para entender nuestro lugar como adultos en una sociedad que cambia a ritmo acelerado.
Los medios son herramientas muy útiles para conocer, entender y expresar. Utilizados en su proporción correcta, asumiendo que nuestro rol docente ya no es el de monopolizar conocimientos sino el de coordinar, distribuir, valorar y certificar estos conocimientos, pueden ser nuestra estrategia principal para afrontar las nuevas necesidades que nuestros alumnos y la sociedad nos están planteando. El uso de todos los medios puede y debe ser tematizado en el aula, desde el tradicional diario hasta la sorprendente informática; desde la radio, que se reinventa todo el tiempo, hasta los videojuegos, que aunque nos cueste aceptarlo, son las narraciones literarias que están construyendo el imaginario de los adultos del mañana.
En este marco, la recepción activa de medios de comunicación es clave. Una postura que se aleja definitivamente de las críticas apocalípticas hacia los mensajes de los medios masivos, pero que también toma distancia de la aceptación sin reservas de estos mensajes. Una manera de entender a los medios como tecnologías que pueden vehiculizar cualquier tipo de mensaje. Pero a la vez, en su contexto histórico, como tecnologías para nada inocentes. Tecnologías que tienen un dueño, una historia y un modo de producción de mensajes. Profundizar el foco en la mirada del receptor, más que en la ya desgastada crítica al emisor. Y en este contexto, darle particular importancia a la producción de mensajes en manos de los alumnos, como modo de aprender haciendo. Sólo se puede tomar una postura activa ante los medios si nos ponemos en su lugar, y disfrutamos y padecemos de sus aciertos y dificultades a la hora de producir mensajes.”